En México, así como en varios países de Latinoamérica la desaparición de personas se ubica como uno de los delitos de mayor crecimiento en los últimos años, esto